Estudiante de Física obtuvo una beca en un prestigioso centro de investigación latinoamericano

Publicado em 28/02/2018

UNRC, 21 de fevereiro de 2018

Álvaro Rosa, estudiante del tercer año de la Licenciatura en Física que dicta la Facultad de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales de la UNRC, fue seleccionado para el 27º Programa Becas de Verano del Centro Nacional de Investigación en Energía y Materiales (CNPEM) de Brasil. Desde enero está en el vecino país realizando un trabajo experimental.

El estudiante de Exactas fue uno de los 16 seleccionados de un total de 692 aspirantes de distintos países de Latinoamérica y el único de nuestro país que forma parte de esta Escuela de Verano destinada a jóvenes estudiantes con vocación para la investigación científica y el desarrollo tecnológico.

El 8 de enero, Álvaro Rosa comenzó a desarrollar su proyecto de investigación en el marco del 27º Programa Becas de Verano del CNPEM, en el Laboratorio Nacional de Nanotecnología (LNNano), ubicado en el campus del CNPEM en Campinas, Estado de São Paulo, Brasil. Allí permanecerá hasta el 2 de marzo. En total son ocho semanas de trabajo experimental en el vecino país.

El CNPEM es el organismo que agrupa a cuatro Laboratorios Nacionales de Brasil: el Laboratorio Nacional de Luz Sincrotron (LNLS), el Laboratorio Nacional de Biociencias (LNBio), el Laboratorio Nacional de Ciencia y Tecnología del Bioetanol (CTBE) y el Laboratorio Nacional de Nanotecnología (LNNano), lugar en donde Álvaro lleva a cabo su actividad como becario.

Desde Brasil, Álvaro Rosa contó que cada uno de los becarios está en un proyecto diferente dentro de los laboratorios del CNPEM. “Mi proyecto se desarrolla en el área de nanotecnología (LNnano), y en mi caso es un trabajo completamente experimental”, y agregó: “Se trata de caracterizar diferentes técnicas de AFM que son empleadas para medir propiedades nanomecánicas y nanoquímicas de materiales, es decir, comprender cuáles son las ventajas y desventajas de cada técnica y cómo realizar los experimentos para obtener mejores resultados. Es un trabajo interesante ya que la microscopía de fuerza atómica es muy reciente (apenas unos 35 años), por lo tanto está en pleno desarrollo y hay mucho por hacer en esta área”.

“Las expectativas fueron ampliamente superadas”

El joven estudiante de Física sostuvo que en el mes de enero llegó a Campinas con muchas expectativas sobre el proyecto de investigación y también por la experiencia personal del intercambio cultural de dos meses. “Puedo decir con certeza que las expectativas fueron ampliamente superadas. Los laboratorios cuentan con equipos de última generación siendo uno de los laboratorios más prestigiosos de Latinoamérica, en tanto que formar parte de un proyecto de investigación aquí es una oportunidad única. El ambiente de trabajo es muy agradable, y la relación entre los becarios que compartimos la residencia también lo es. En esta ocasión somos cuatro becarios hispanohablantes (de México, Chile, Perú y Argentina), y doce becarios de distintas partes de Brasil. Compartir la estadía con personas de diferentes culturas e idiomas es sin duda una experiencia muy enriquecedora”, sostuvo Álvaro Rosa.

El único argentino que forma parte de la Escuela de Verano destinada a jóvenes estudiantes con vocación para la investigación científica y el desarrollo tecnológico, dijo que esta experiencia también le genera expectativas para el futuro, ya que “posiblemente me abra puertas como científico aquí en el CNPEM y en otros laboratorios de nanotecnología también, considerando que muchos de los que trabajan aquí han sido becarios de verano en programas anteriores”, destacó.

“Estoy muy bien, es un ambiente cómodo y de camadería. Antes de llegar a Brasil tenía muchas dudas sobre el programa, si me resultaría muy difícil o exigente, si podría adaptarme al idioma, etc., pero sin duda los organizadores del programa conocen las inquietudes y dificultades con la que los becarios se pueden encontrar y siempre están al tanto ante cualquier cosa que necesitemos”, expresó Álvaro Rosa, y agregó: “Los becarios estamos en el hotel Pousada Universitaria en Campinas, Sao Paulo. Está cerca de los laboratorios y el CNPEM nos ofrece transporte de lunes a viernes para ir a los laboratorios y volver”.

Sobre el proceso de selección que lo llevó a ser uno de los 16 jóvenes de Latinoamérica en ser elegido para la Escuela de Verano, Álvaro consideró que uno de los aspectos fundamentales fue haberse sumado a un grupo de investigación de la Facultad de Ciencias Exactas, Físico–Químicas y Naturales de la UNRC.

En este sentido, contó que hablando con sus compañeros, “resulta que todos ya hemos participado en algún proyecto de investigación, entonces supongo que eso es un requisito que buscan en el postulante. En mi caso me ayudó haber utilizado con anterioridad el AFM (microscopio de fuerza atómica) en la UNRC, pues esa es la base del proyecto que estoy desarrollando en el CNPEM”.

Álvaro recordó que “en 2017 comencé a colaborar con el doctor Gustavo Morales, docente investigador del Departamento de Química, en un proyecto en el área de nanotecnología. “Gustavo recibió la información del programa de becas de verano por parte del CNPEM y él me recomendó participar. Por lo vivido durante estos días, recomiendo y aliento a los estudiantes de la Facultad a inscribirse en este programa de becas de verano. Eu tenho certeza que serão as melhores férias de sua vida!”, concluyó el estudiante de Licenciatura en Física desde Brasil.

ÁREA DE COMUNICACIÓN DE CIENCIAS EXACTAS